viernes, 25 de mayo de 2007

El conocido sitio Web de videos You Tube, enfrentó el año pasado una serie de reclamos demandas de empresas japonesas de entretenimiento debido a la infracción que representa el alojar videos de animes y su exhibición sin el consentimiento de las casas productoras y sin el pago por los derechos de autor. You Tube, fundado en febrero del 2005 por tres ex trabajadores de la empresa de pagos en línea PayPal, perteneciente al grupo eBay, Chad Hurley, Steve Chen y Jaweb Karim, atrajo desde sus inicios la atención de inversores, uno de ellos Sequoira (firma de capital-riesgo) porque en la ahora Web de crecimiento acelerado, se entreveía una gran capacidad publicitaria, que Google en la actualidad aprovecha. Hoy, los usuarios colocan alrededor de 65,000 videos al día en You Tube y ese, precisamente es uno de los problemas, pues aunque iniciada bajo la premisa de compartir videos aficionados o caseros (Hurley y Chen tenían problemas para enviar un video suyo de una fiesta por correo electrónico debido a la extensión de este, así que idearon su Web de videos compartidos) los usuarios japoneses “cuelgan” todo tipo de material relacionado al anime que infringe los derechos de autor.

Las producciones japonesas de anime se emiten usualmente en canales de pago por evento, por lo que las series llegan a los usuarios tras pagar por el servicio de conexión; además, una vez terminada la emisión se editan los DVD’s respectivos y se inicia la licencia para diversos países de los títulos estrenados; mediante este proceso una serie de animación llega al consumidor final. No obstante, existen mecanismos alternos para la difusión de este tipo de material, no solo en Japón sino en el resto del mundo donde la demanda es grande. Los afisubs o fansubs graban de los canales nipones los programas estrenados o los descargan de servidores donde los usuarios japoneses o residentes “suben” las series una vez emitidas; así, el fansub subtitula una serie para difundirla y la coloca en Internet sin fines de lucro, pero muchos son los países donde se comercia con estas ediciones aficionadas (Perú es uno de ellos). Obviamente el problema inicia desde el upload de la serie, ya que adquirida o grabada posee derechos que le garantizan, o debieran, un pago por cualquier emisión o distribución, que no sucede en el caso de los videos compartidos de You Tube.

En el site, algunos usuarios nipones colocaron (colocan y probablemente lo seguirán haciendo) videos de series de estreno, por lo que veintitrés empresas dedicadas al entretenimiento y la animación (entre ellas Sunrise, Madhouse, ADV Films y Tv Tokyo) amenazaron a los funcionarios de You Tube con iniciar acciones legales de no retirar los videos; también, casi de inmediato, aunándose a las empresas demandantes, la Japan Society for Rights of Authors, Composers and Publishers (JASRAC) advirtió con abrir procesos legales y enviar un C&D (Cease and Desist - Cese y desista) a los usuarios de la página que hayan colgado los videos de las empresas antes mencionadas. Esto ocasionó que el año pasado You Tube retirara de su Web alrededor de 30,000 videos. Se retiraron, pese a lo ocurrido, solo los títulos de las empresas que hicieran el reclamo, aun más, sólo algunos títulos específicos, como series de estreno (el caso más conocido es el de la serie Code Geass de Sunrise).

Aquellos que consideraban a You Tube como un gran medio de información referencial sobre las novedades lanzadas, a partir de ahora deberán buscar otros medios de información, ya que resultado de las presiones ejercidas sobre el site, You Tube puede dar información personal sobre los usuarios que colocaron videos que infrinjan los derechos de autor. Aun así, la desaparición total de los videos resulta compleja, y eso quedó demostrado con otro de los recientes problemas del site con la modelo brasilera Daniela Cicarelli. El sitio albergaba un video aficionado de la modelo junto a su actual pareja Renato Malzoni Filho en situaciones íntimas en una playa, y pese a que se abrió un proceso judicial (El juez Enio Santarelli Zuliano ordenó a las operadoras de telecomunicaciones bloquear el acceso a YouTube mientras siga atentando contra la privacidad) el video se volvía a colocar bajo otra denominación lo cual imposibilitaba su eliminación total del servidor. En este momento la página de inicio de You Tube incluye una advertencia en inglés sobre su política de respeto de material registrado y la propiedad intelectual, pero accedió a colocar advertencias en japonés en los servidores para los usuarios en Japón para evitar así los uploads de series. Esta fue la decisión tomada por You Tube pues una de las propuestas de la JASRAC había sido la introducción de un formulario previo al proceso de alojamiento.

En el resto del mundo los problemas legales de You Tube no han cesado, tanto como demandado o demandante, pues en Estados Unidos la discográfica Universal los acusó de infractores de los derechos de autor al albergar videos de sus artistas sin autorización; consideremos además que muchas de las franquicias discográficas norteamericanas son dueños de bandas y solistas de J-Pop y esto tendría repercusión también en Japón. Sin embargo, todos los problemas de You Tube en Norteamérica parecen haberse solucionado con la reciente compra de la empresa por Google. El 10 de octubre del 2006, el buscador más popular de la Web compró a You Tube por la suma de 1.650 millones de dólares sacando de apuros a Hurley con los pagos por infraestructura (dos millones de dólares por mes), necesaria para soportar las cien millones de visitas mensuales que recibe el sitio. A pesar de la compra, You Tube mantendrá su nombre y sus trabajadores, y mantendrá además su independencia del servicio de video de Google. La adquisición ha resuelto de inmediato inquinas y firmado prósperos acuerdos con anteriores demandantes, pues Google acordó con Sony BMG y Warner Music la difusión de videos de sus artistas gratuitamente en el modo de streaming, pero si los usuarios desean descargarlos deben pagar 1,99 dólares, que adicionalmente les da acceso a material extra como entrevistas y tomas de backstage. Por la contraparte, You Tube con la cartera de abogados de Google envió un C&D a Michael Arrington propietario de TechCruch por haber publicado en su blog recomendaciones para transferir videos de You Tube a un iPod, e ir de este modo contra el servicio que solo You Tube puede dar; sobre este tema ya circulan en Internet algunas páginas que incluyen programas y recomendaciones para descargar videos del servidor de You Tube y convertirlos a diversos formatos (uno de ellos es el programa video downloader de Javi Moya). No queda duda alguna de que la compra ha sido beneficiosa, ahora sólo resta esperar las acciones tomadas por “GooTube” sobre los uploads de animes posteriores a la adquisición, ya que incluso en el sitio de servicio de video de Google también se encuentran afisubs de animes.

No-muerto:

Daniel Guerra Caballero


Ver en un nueva ventana (usar si no funciona el botón "Leer la nota completa")
Next
Entrada más reciente
Previous
This is the last post.

3 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ejose21 dijo...

A pesar de los pesares es evidente que las casas de anime japonesas tienen toda la razón al reclamar los derechos de autor pero absolutamente nada de esto sucedería si apurasen la distribución de sus series, los fansubs han demostrado que una traducción puede hacerse en un par de horas o tal vez un día, lo demás es lo sólo burocracia, con un pensamiento tan cerrado como el actual, de parte de las compañias niponas, sólo conseguirán más y más "piratería", si no comienzan en abrir su mercado(esto lo digo porque al parecer conciben el concepto de "economía cerrada" y cualquiera que sepa algo sobre negocios da por hecho que se trata de un "suicidio económico") perderán toda la influencía que han ejercido desde princippios de los 90, perdiendo un potencial mercado de más de 2000 millones de consumidores, si es que no son más, o sea sino comienzan a exportar sus series con mayor prontitud, seguirán y sguirán apreciendo copias que no pagan los derechos de autor...

Anónimo dijo...

say no more